Reseña #19: El viejo y el mar

viernes, 15 de abril de 2016



Este es el primer libro de Hemingway que leo, y la verdad es que me llevé una gran sorpresa. Aunque la temática no me atraía mucho, decidí darle una oportunidad por que era bastante corto y porque estaba escrito por Hemingway.

El libro trata sólo de Santiago, un pescador que lleva un buen tiempo sin pescar nada. Santiago es muy humilde y esforzado, pero es un personaje muy humano. Por esto, a pesar de que sabe que no es seguro, se aleja más de la cuenta de la costa con tal de poder pescar algo.

Hemingway retrata de manera espectacular la vida en el puerto, y la vida de un pescador en general. La narración suena bastante poética, pero es muy simple, ya que no usa palabras excesivamente complejas, lo cuál es común en este tipo de literatura. La historia es muy real, y esta relatada de manera increíblemente vívida.

El conocimiento de Santiago por el mar no sólo es impresionante, si no que también cautivador, ya que hace al lector interesarse por la pesca, y cómo Santiago se maneja con su bote. La forma de describir el entorno marítimo es muy bella, y Santiago nos transmite su aprecio por el mar de manera magnífica.

A pesar de que la mayoría del libro Santiago está sólo, la narración no se hace ni lenta ni pesada. Esto gracias a que Hemingway logra introducir diálogos entre los pensamientos de Santiago, ya que este durante todo el viaje habla en voz alta, les habla a los peces o simplemente al mar.

Lo único que me dificultó un poco la lectura, es que el autor usa un lenguaje bastante técnico para describir todos los instrumentos de los botes. Y cómo yo iba leyendo el libro en el avión, tampoco podía buscar las palabras que no conocía en internet, así que no me quedó otra que tratar de imaginar de que parte del bote me estaban hablando.

El final es uno muy realista. Quizá demasiado realista para mi gusto, pero no por eso es un final menos adecuado. De todas formas, el libro me encantó, y creo que es una muy buena primera lectura de Hemingway. 

Leyendo críticas en Goodreads, me encontré con esta frase y me gustó tanto que decidí compartirla con ustedes.


"No hay ningún simbolismo. El mar es el mar. El viejo es un viejo. El niño es un niño y el pez es un pez. Los tiburones son todos tiburones ni mejores ni peores. Todos los símbolos que la gente señala son una mierda. Lo que va más atrás es lo que tu ves más atrás."

En conclusión, este es un libro muy realista y muy bien escrito, que cautiva al lector de principio a fin, pero que tiene un lenguaje un poco técnico.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Santa Template by Mery's Notebook © 2014